experiencias

how to say it

Somos Aida y Aldara y en Diciembre estuvimos en un curso del programa Juventud en Acción sobre pedagogía de la educación sexual: “How to say it?” (¿Cómo decirlo?).

La metodología de estos cursos se basa en la educación no formal: trabajo en grupos, participación activa, juegos y energizers, reflexiones grupales,… De esta forma es muy fácil compartir e intercambiar conocimientos y experiencias sobre cualquier tema, en nuestro caso la educación sexual en nuestros países.

Éramos 20 jóvenes de Turquía, Italia, Francia, España, Estonia, Suecia y Hungría con muchas ganas de aprender, compartir e intercambiar ideas, proyectos y experiencias.

Estuvimos durante siete días en una casita en un pequeño pueblo de Alemania: Giessübel. Fue muy bonito poder realizar el curso en Diciembre, todas las ventanas de las casas vecinas estaban iluminadas con la típica decoración navideña y la nieve cubría las copas de los árboles.

Tras las primeras actividades para conocernos, crear un buen ambiente de grupo y acostumbrarnos a hablar en inglés, comenzamos a trabajar sobre la educación sexual.

Compartimos las diferentes leyes, servicios y recursos que cada país ofrecía sobre educación sexual, especialmente a la gente joven. Esta actividad fue muy muy fructífera, pudimos trasladar nuestras perspectivas a nivel internacional y ver las diferencias y similitudes entre países.

Tras acercarnos a la historia de la educación sexual y su contexto en Europa, practicamos y reflexionamos sobre distintos métodos para trabajar educación sexual con jóvenes: juegos, grupos de reflexión, preguntas y respuestas divididos por géneros, actividades artísticas… Estos métodos sirven para trabajar la sexualidad y la afectividad estimulando un espacio para hablar y compartir a diferentes ritmos.

Finalmente tuvimos un espacio para crear nuevas relaciones y posibles proyectos entre las diferentes organizaciones del curso.

¡Pero no todo era trabajar! Cada tarde, al finalizar las actividades, pudimos disfrutar de una fiesta intercultural (mucha comida, bebida, bailes tradicionales…), noche de cine, juegos y, por supuesto, la fiesta de despedida. También tuvimos tiempo para visitar la ciudad más cercana y su mercado navideño y para tomarnos una cerveza local alemana en el único bar del pueblo.

¡Hemos aprendido mucho, hemos compartido mucho y hemos conocido a mucha gente estupenda!

experiencias

gatos eslovenos

Hoy empezamos una serie de entrevistas a los voluntarios que tenemos ahora mismo repartidos por Europa en diversos proyectos de Servicio Voluntario Europeo. Es el turno de Juan, que está en Eslovenia. Tuvimos oportunidad de verle en Diciembre cuando volvió a casa por Navidad, como en el anuncio de cierta marca de turrones,  y nos puso al día de cómo es su vida en Crnomelj, el pequeño pueblo en el que habita.

1. ¿Por qué te decidiste a hacer el SVE? ¿Y por qué en ese proyecto?

Necesitaba hacer algo de provecho después de estar una larga temporada sin poder encontrar trabajo y el SVE me pareció una buena opción. Elegí el proyecto porque estaba relacionado con mis estudios y me atraía bastante.

2. ¿En qué organización estás realizando tu proyecto? ¿Cuáles son las actividades en las que colaboras?

Razvojno informacijski center Bela Krajina (RIC) es una Oficina de Desarrollo Local. Colaboro en actividades relacionadas con la promoción turística en la región (comercialización de productos artesanos, rutas turísticas por GPS, etc.)

3. ¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de vivir allí? ¿Y lo que más te ha sorprendido? 

Lo que más, los paisajes y la gente, lo que menos, que es un pueblo demasiado pequeño y está bastante aislado del resto de Eslovenia y “lejos” de todo. Lo que más me ha sorprendido es la cantidad de organizaciones y eventos que tienen para lo pequeño que es. No tenía ningún estereotipo prefijado así que ninguna sorpresa en ese aspecto.

4. ¿Qué es lo que más echas de menos de Asturias?

Lo típico, familia, amigos y la comida de mi madre 🙂

5. ¿Qué planes tienes para cuando termines?

No tengo ningun plan de momento, lo cual me preocupa mucho, pero ahora tengo bastante trabajo y no tengo tiempo para pensar en el mañana, aunque debería. Lo de vivir aquí no lo descarto, el país me gusta bastante, así que estoy abierto a ofertas, jeje.

6. ¿Algún descubrimiento cultural que hayas hecho allí y quieras compartir desde este blog?

No se me ocurre nada, pero cuando se me ocurra lo sabréis 🙂 Bueno sí, ¡los gatos son GIGANTES!

Quedamos a la espera de que Juan nos envíe prueba fotográfica del tamaño de los gastos eslovenos. ¡Hasta entonces!