experiencias

estefanía

Estefanía, la última de las participantes en nuestro proyecto de SVE en Slobozia, deja hoy en nuestro blog testimonio de su paso por Rumanía…

1. ¿Por qué te decidiste a hacer el SVE? ¿Y por qué en ese país y/o con ese tema?

Había oído hablar de alguna experiencia de SVE positiva y cuando vi la oferta por internet con la temática que era me atrajo un montón, pues es a lo que quiero dedicarme en el futuro. Además, pensé que me ayudaría a adquirir experiencia y diferenciarme de otras personas en el futuro.

Como dije antes, el tema es al que quiero dedicarme en el futuro. El proyecto ya estaba ofertado con país así que fue lo que menos me planteé. La verdad, no me importaba mucho el país a la hora de escoger proyecto de SVE.

2. ¿En qué organización estás realizando tu proyecto? ¿Cuáles son las actividades en las que colaboras?

Estoy en la carcel de Slobozia, una ciudad al sureste de Rumanía y muy cerquita de Bulgaria. Mis actividades son la creacion y puesta en marcha de proyectos con los presos asi como las evaluaciones de los mismos al acabar los talleres. Lo positivo es que podemos elegir las temáticas de los talleres así como las actividades a hacer. También preparamos cosas complementarias como flyers, comunicados de prensa, página web, etc.

3. ¿Qué es lo que más y menos te gusta de vivir allí? ¿Y lo que más te ha sorprendido?

Lo que menos me gusta es que es un país muy gris en cuanto a edificaciones, todos los edificios parecen iguales. Tampoco me gusta nada el calor que hemos pasado en verano (llegando a alcanzar los 35-36 grados) pero sin embargo es muy verde, pues hay muchos jardines y flores por todas partes. Hacia el norte del país hay unos paisajes preciosos.

Me gusta lo simpático que es todo el mundo y que siempre están dispuestos a ayudarte en lo que sea. ¡¡Y las ganas que tienen de hablar español cuando nos oyen!!

Me sorprendió al llegar que la gente no bebía agua en las comidas y que se descalzaban nada más entrar en casa. Como anécdota, me acuerdo el día que vinieron a cambiarnos la lavadora y el hombre, con la lavadora a cuestas, se descalzo nada más entrar en casa.

4. ¿Qué es lo que más echas de menos de aquí?

La gran mayoría de la comida (¡¡ay el pescado!!). Unas temperaturas menos extremas en verano, mi perra (y mi familia, por supuesto) y más cosas que hacer por la ciudad así como actividad y movimiento en la misma, pues es una ciudad muy pequeña.

5. ¿Qué planes tienes para cuando termines? ¿Te planteas quedarte a vivir allí? ¿Por qué/por qué no?

Básicamente buscar trabajo en España…No me planteo quedarme aquí a vivir porque los sueldos son bastante bajos y creo que sería muy difícil encontrar trabajo como educadora (además de que para trabajar en el sector público tienes que ser ciudadano rumano).

6. ¿Algún descubrimiento cultural que hayas hecho allí y quieras compartir desde este blog?

El manele (típica música de aquí), la facilidad para hacer autostop y la forma de celebrar las bodas. Hace poco celebraron una en el edificio, cómo subía mucha gente a casa de la novia a bailar con un acordeonista, cómo la novia ponía flores en las chaquetas de los hombres que asistían a la boda, cómo bailaban todos juntos en la calle y cómo la novia repartía bizcocho a la gente que estaba por allí. ¡¡Toda una celebración antes de ir a la iglesia!!

 

 

 

experiencias

albita

Las participantes de nuestro proyecto de SVE en la Penitenciaría de Slobozia (Rumanía) nos siguen enviando experiencias cuando sólo quedan unos días para que finalice su aventura. Esta vez le toca el turno a Alba González, “Albita”. 

1. ¿Por qué te decidiste a hacer el SVE? ¿Y por qué en ese país y/o con ese tema?

Siempre me ha interesado el voluntariado en general y gracias al SVE podía abarcar mucho más que voluntariado en sí, ya que este programa me daba la oportunidad de salir fuera de España y conocer otras formas de trabajo, otra cultura, aprender a desenvolverme en otros idiomas… etc.

Lo que llamó mi atención fue el ámbito de este proyecto -la prisión- ya que mis estudios están relacionados con la intervención social en este sector; el país, así de primeras no llama mucho la atención ¿Rumanía? ¿Qué hay en Rumanía? 🙂 Pero todo unido, una prisión en Rumanía, la verdad que era cuanto menos curioso.

2. ¿En qué organización estás realizando tu proyecto? ¿Cuáles son las actividades en las que colaboras?

La organización es el Centro Penitenciario de Slobozia, una pequeña ciudad al sureste de Rumanía. Las actividades que desarrollamos dentro de la prisión son talleres educativos con un grupo de internos de régimen cerrado, por ejemplo, este mes estamos dando clases de español y un taller sobre igualdad de género; en los meses pasados hicimos instituciones europeas, Derechos Humanos, empatía, comunicación…etc. Además debemos realizar las evaluaciones tanto de los talleres como de los internos individualmente.

También hemos creado un flyer, unas camisetas y una página web, explicando nuestras actividades, la situación de las cárceles en Rumanía…etc.

3. ¿Qué es lo que más y menos te gusta de vivir allí? ¿Y lo que más te ha sorprendido?

Lo que mas me gusta de vivir aquí es el trabajo que realizamos en el Centro Penitenciario con los internos. Quizás, la situación en la que se encuentran, privados de libertad durante años y años… se olvide, aunque sea durante un minuto, en el transcurso de las dos horas que duran nuestros talleres. Lo que menos me gusta es la impotencia que me crea el no poder comunicarme con los rumanos en su idioma, ya que podía haber aprendido mucho más.

Me ha sorprendido lo normal que es aquí hacer autostop, al principio de cada calle puedes encontrarte con cinco o seis personas que moviendo su mano de arriba-abajo (en vez de mostrando el dedo gordo) parando los coches.

4. ¿Qué es lo que más echas de menos de aquí?

Echo de menos la oportunidad de hacer distintas actividades durante el tiempo libre, ya que en Slobozia se ven muy reducidas. Aunque por otro lado, aquí tengo la oportunidad de viajar más, así que todo se compensa. 🙂 También me acuerdo de mis padres, mi hermana y de salir de cortines (aquí las cervezas son de medio litro) con los amigos.

5. ¿Qué planes tienes para cuando termines? 

Buena pregunta… :O

No me planteo quedarme aquí a vivir porque no hay muchas posibilidades de encontrar trabajo.

6. ¿Algún descubrimiento cultural (música/cine/cualquier manifestación artística o costumbres, etc.) que hayas hecho allí y quieras compartir desde este blog?

¨El manele¨ que se considera la música de los gitanos. En los conciertos la gente le lanza billetes (aquí hay un billete que equivale a 0.20 céntimos de euro más o menos) a los músicos. Los hombres bailan con las manos levantadas y las mujeres casi quietas moviendo el pecho.

experiencias

mirta

Hoy se asoma a nuestro blog Mirta, otra de las participantes de nuestro proyecto de SVE “Volunteering for Reintegration” en Slobozia (Rumanía), que está a punto de llegar a su fin. 

¿Por qué te decidiste a hacer el SVE? 

Desde hacía un tiempo que me planteaba hacer un SVE ya que había tenido otras experiencias europeas como el programa Erasmus y tenía muchas ganas de probar con el voluntariado. Además, gente cercana a mí lo había hecho y sus experiencias eran muy positivas. Respecto a la elección de este proyecto en concreto podría decir que fue un “flechazo”, no me podía perder la oportunidad de formar parte en la intervención con personas privadas de libertad. Además en un país tan estereotipado pero desconocido como es Rumanía lo hizo mucho más interesante.

¿En qué organización estás realizando tu proyecto? ¿Cuáles son las actividades en las que colaboras?

La organización es el Centro Penitenciario de Slobozia. En la actualidad cuenta con unos 500 internos con medida de internamiento en régimen cerrado. Nuestra tarea aquí es hacer talleres con un grupo de 20 internos. Este mes por ejemplo estamos enseñando castellano ya que mostraron mucho interés desde el primer día en aprender nuestra lengua. Otras actividades fueron conocer la historia de los Derechos Humanos, los conflictos internacionales contemporáneos o las instituciones europeas más relevantes. Todo esto siempre tratamos de hacerlo a través de ejercicios dinámicos y lo más divertido posible.

¿Qué es lo que más y menos te gusta de vivir allí? ¿Y lo que más te ha sorprendido? 

Lo que más me gusta de la ciudad en la que vivo es el trabajo dentro de la prisión, y por otro lado la ubicación de Rumanía es excelente para conocer el Sudeste de Europa, estos meses he intentado viajar en cuanto tenía oportunidad, tanto por Rumanía como por los países vecinos. Lo que menos quizás sea el ambiente de esta ciudad, hay poca oferta cultural y sólo somos 4 voluntarias, lo que hace más difícil la vida social. Me sorprendía mucho al principio lo mucho que les gusta España y la buena imagen que tienen de nuestro país.

¿Qué es lo que más echas de menos de aquí?

Echo de menos a mi familia, ¡Abuela, hermanito! Y a mis amigos y los buenos ratos con ellos. Es mi primer verano sin el mar cerca así que me he acordado de él varias veces en agosto… Eso sí, siempre hay alternativas como coger un bus e ir en busca de la playa.

¿Qué planes tienes para cuando termines? ¿Te planteas quedarte a vivir allí? 

Mi plan es volver a España e ir descubriendo cosas nuevas para hacer… ¡Que son muchas! , pero intento no pensarlo mucho para disfrutar al máximo las semanas que me quedan aquí. No me veo viviendo en esta ciudad, es muy pequeña y las oportunidades creo que son escasas, quizás en Bucarest sí podría vivir durante un tiempo si tuviese la oportunidad.

¿Algún descubrimiento cultural que quieras compartir desde este blog?

Mi descubrimiento personal en Rumanía ha sido sin ninguna duda el autostop. Como os podéis imaginar, el dinero de bolsillo para un voluntario no alcanza para lujos como por ejemplo viajar. Pero para mi sorpresa en este país es muy fácil viajar a dedo, y más aún si los conductores ven que tienes mochilas y que eres extranjera. Anteriormente había viajado así por Holanda pero la diferencia es increíble, ¡Aquí te cogen en muy pocos minutos!