experiencias

youth thinking, youth creating

Entre los días 26 de marzo y 1 de abril, en el marco del proyecto de intercambio juvenil “Youth thinking, youth creating”, subvencionado por el programa Erasmus+:Juventud en Acción, nos visitaron doce chicos y chicas de entre 13 y 17 años de cuatro ciudades búlgaras. Doce chicos y chicas del Consejo de Infancia y Adolescencia de Avilés les recibieron durante siete días inolvidables. Intercambiamos análisis sobre nuestras ciudades, ideas para mejorarlas y además creamos juntos y pusimos en práctica nuestras ideas por calles y espacios interiores de Avilés.

Dos de las participantes, Marina García y Maribel, nos cuentan parte de esta fabulosa experiencia:

Desde el sábado 28 de marzo, los chicos y las chicas del Consejo estamos participando en una convivencia con otros/as chicos/as de Bulgaria. Durante este tiempo, hemos hecho un gran número de actividades, como visitar el bosque comestible, realizar una mani-festi-acción, o entrevistas para la radio del Consejo.
También hemos hecho una gymkhana en el parque Ferrera y hemos participado en la tradicional comida en la calle, típica de los lunes de Pascua en Avilés e incluso nos ha dado tiempo a ir a las atracciones y subirnos en ellas, sobre todo en el Ciclón y en los coches de choque.
El miércoles también tenemos previsto realizar una serie de actuaciones en la Factoría Cultural, de teatro, percusión y baile.
Durante estos días vamos a visitar Gijón.
La semana aún no ha finalizado, pero nos estamos divirtiendo tanto que yo particularmente no tengo ganas de que termine, ya que estar con los/as búlgaros/as es fantástico. Esta opinión creo que la comparten los/as demás chicos/as españoles. MARINA

 

Este miércoles (día 30 de marzo) fuimos de excursión con el grupo de Bulgaria a Gijón, donde la mayoría vieron el océano por primera vez (que por cierto, les encantó). El viaje estuvo muy bien organizado y nos dieron varias horas de tiempo libre para poder pasearnos con más tranquilidad y poder comprar recuerdos. Durante el viaje de ida y vuelta en el autobús los españoles nos dedicamos a cantar canciones infantiles a pleno pulmón, mientras que los pobres búlgaros intentaban dormir después de la caminata por la ciudad (sinceramente me sentí un poco culpable, pero lo disfruté mucho.)

Por la tarde estuvimos ensayando el espectáculo que habíamos montando el día anterior y lo presentamos delante de un público. El grupo de teatro estuvo espectacular representando por mímica problemas de las ciudades que nos afectan tanto en Avilés como en Bulgaria. El grupo de música hizo una fantástica actuación haciendo percusión con cacerolas, un tambor, botellas con garbanzos dentro…Por último, el grupo de baile (en el que me incluyo) hicimos un baile con música tradicional búlgara y música moderna española. Personalmente lo disfruté mucho ya que mis compañeros trabajaron muy bien y con muchas ganas y también porque aprendí uno de sus bailes tradicionales (que me encantan). Cuando todos terminamos proyectaron un vídeo con imágenes de todo lo que habíamos hecho durante la semana, y usando sólo tres sillas, nos sentamos todos sobre las piernas de los demás como símbolo de compañerismo. Al público le encantó la obra y todos salimos muy satisfechos.

Cuando termine el intercambio voy a quedar con el recuerdo de todas las cosas geniales y con un montón de experiencias y nuevos amigos. Después de todo esto siento que mi inglés ha mejorado y he aprendido muchas cosas importantes que no se aprenden en las aulas pero son igual de importantes. MARIBEL

 

 

experiencias

formación a la llegada en Cantabria

Nuestra voluntaria de Dinamarca, Rebecca, nos hace la crónica de lo que fue el seminario de formación a la llegada para voluntarios/as SVE en el que participó junto a nuestra voluntaria de Países Bajos, Rianne. Parece que fue ayer cuando llegaron y ya llevan en Avilés casi dos meses…

¡Hola a todo el mundo! El día 29 de febrero Rianne y yo fuimos a la formación a la llegada de nuestro proyecto SVE (Servicio Voluntario Europeo). Fue en Cantabria, en un pueblo que se llama Corconte y tiene un bar, un albergue y 48 habitantes, pero es un pueblo precioso. En el curso éramos 22 voluntarios/as de diferentes partes del norte de España y de muchos países diferentes. Yo tuve suerte porque había otras dos chicas danesas, así que pude hablar mi idioma otra vez. Fue muy interesante y divertido hablar con los/as otros/as voluntarios/as de sus proyectos y comparar nuestras situaciones. Por el día teníamos clases de español y talleres sobre muchas cosas conectadas con ser voluntario/a y SVE como aprender a aprender, intercambios culturales e información sobre el seguro y cosas legales del voluntariado. Hemos aprendido mucho y también hemos recibido muchas herramientas para reflexionar sobre nuestro propio aprendizaje. Un día fuimos todo el grupo a Santander para conocer la ciudad y jugar un juego tipo gymkhana.

Santander es una ciudad muy bonita y queremos volver en verano con otros/as voluntarios/as para disfrutar de la ciudad y su belleza. Por las noches jugábamos a juegos de mesa, vimos bailes y música típica de Cantabria y la última noche hicimos una fiesta. Pasé mucho frío y también nevó, entonces al final hicimos un muñeco de nieve muy grande. En resumen, lo más importante y la razón de nuestra estancia allí fue conocer a otra gente aquí en España y son muy amables y simpáticos/as todos/as. En Semana Santa Rianne se va a Madrid con otros/as voluntarios/as, en unas semanas una voluntaria danesa que está en Cantabria va a visitarnos y creo que en el futuro veremos a todos de nuevo. Una cosa más fue volver a Avilés y sentirme como volviendo a casa. Porque en la formación de la llegada hemos entendido que tenemos mucha suerte con nuestro proyecto, la ciudad de Avilés y con la gente de aquí! ¡Gracias a todos/as de nuestra parte!

Rebecca Fink Joensen