experiencias

albita

Las participantes de nuestro proyecto de SVE en la Penitenciaría de Slobozia (Rumanía) nos siguen enviando experiencias cuando sólo quedan unos días para que finalice su aventura. Esta vez le toca el turno a Alba González, “Albita”. 

1. ¿Por qué te decidiste a hacer el SVE? ¿Y por qué en ese país y/o con ese tema?

Siempre me ha interesado el voluntariado en general y gracias al SVE podía abarcar mucho más que voluntariado en sí, ya que este programa me daba la oportunidad de salir fuera de España y conocer otras formas de trabajo, otra cultura, aprender a desenvolverme en otros idiomas… etc.

Lo que llamó mi atención fue el ámbito de este proyecto -la prisión- ya que mis estudios están relacionados con la intervención social en este sector; el país, así de primeras no llama mucho la atención ¿Rumanía? ¿Qué hay en Rumanía? 🙂 Pero todo unido, una prisión en Rumanía, la verdad que era cuanto menos curioso.

2. ¿En qué organización estás realizando tu proyecto? ¿Cuáles son las actividades en las que colaboras?

La organización es el Centro Penitenciario de Slobozia, una pequeña ciudad al sureste de Rumanía. Las actividades que desarrollamos dentro de la prisión son talleres educativos con un grupo de internos de régimen cerrado, por ejemplo, este mes estamos dando clases de español y un taller sobre igualdad de género; en los meses pasados hicimos instituciones europeas, Derechos Humanos, empatía, comunicación…etc. Además debemos realizar las evaluaciones tanto de los talleres como de los internos individualmente.

También hemos creado un flyer, unas camisetas y una página web, explicando nuestras actividades, la situación de las cárceles en Rumanía…etc.

3. ¿Qué es lo que más y menos te gusta de vivir allí? ¿Y lo que más te ha sorprendido?

Lo que mas me gusta de vivir aquí es el trabajo que realizamos en el Centro Penitenciario con los internos. Quizás, la situación en la que se encuentran, privados de libertad durante años y años… se olvide, aunque sea durante un minuto, en el transcurso de las dos horas que duran nuestros talleres. Lo que menos me gusta es la impotencia que me crea el no poder comunicarme con los rumanos en su idioma, ya que podía haber aprendido mucho más.

Me ha sorprendido lo normal que es aquí hacer autostop, al principio de cada calle puedes encontrarte con cinco o seis personas que moviendo su mano de arriba-abajo (en vez de mostrando el dedo gordo) parando los coches.

4. ¿Qué es lo que más echas de menos de aquí?

Echo de menos la oportunidad de hacer distintas actividades durante el tiempo libre, ya que en Slobozia se ven muy reducidas. Aunque por otro lado, aquí tengo la oportunidad de viajar más, así que todo se compensa. 🙂 También me acuerdo de mis padres, mi hermana y de salir de cortines (aquí las cervezas son de medio litro) con los amigos.

5. ¿Qué planes tienes para cuando termines? 

Buena pregunta… :O

No me planteo quedarme aquí a vivir porque no hay muchas posibilidades de encontrar trabajo.

6. ¿Algún descubrimiento cultural (música/cine/cualquier manifestación artística o costumbres, etc.) que hayas hecho allí y quieras compartir desde este blog?

¨El manele¨ que se considera la música de los gitanos. En los conciertos la gente le lanza billetes (aquí hay un billete que equivale a 0.20 céntimos de euro más o menos) a los músicos. Los hombres bailan con las manos levantadas y las mujeres casi quietas moviendo el pecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s