experiencias

domi

Hola, soy Domi.

Ya se me acaba el tiempo de mis prácticas aquí, en Avilés. ¿Y qué hice esta vez aquí? Pues de todo.

Este año estuve dando clases de inglés dentro del proyecto Youth Guarantee y Transit para la gente entre 18 y 23 años que ha dejado el sistema escolar.

¿Y qué más?

Estuve ayudando en El Patio con todo lo que pude.

Fui de monitora a Salamanca con los chavales del Conecta Joven que al encuentro nacional de este proyecto.

Ayudé a Yesim, la voluntaria turca, con los talleres de medio ambiente para niños pequeños.

Participé en las sesiones informativas sobre Servicio Voluntario Europeo en El Patio y también en los institutos de Avilés y comarca.

Participé en la organización del concierto Sound of the Ground 2 donde tocaron grupos jóvenes de Avilés.

Organicé el taller de cultura y lengua polaca “O co chodzi?” que duró dos meses. ¡Pasé tantas risas cuando os enseñaba la pronunciación polaca! Ya lo sé, no debería reírme pero…

Y seguro que se me olvidó algo de lo que hice.

Pero ahora a lo importante:

Durante estos seis meses hice de todo: me reí, salí de fiesta, viajé, por primera vez hice submarinismo, por primera vez hice una hoguera en la playa, por primera vez me bañé en el mar por la noche.

Y sentí muchas cosas: alegría, libertad; lloré de felicidad, lloré de morriña, lloré de pena, de sentir que todo es injusto, de ser débil, de sentirme decepcionada; me sentí sola, me sentí integrada, me sentí incómoda, animada, débil, enfadada, impaciente…

Fue una mezcla. Fue todo muy intenso.

¿Y ahora?

Me siento más fuerte. Me siento más independiente. Aprendí que me gusta estar sola conmigo misma. Antes no sabía pasar tiempo sola. No lo disfrutaba. Ahora sí.

Me siento más tranquila dentro. Aprendí que todo lo que pasa, pasa por algo, y que de todo se aprende. Y de todo hay que sacar una cosa positiva para ti misma. Porque te haces más fuerte después.

Descubrí qué tipo de música me hace sentir mejor.

Descubrí que me gusta viajar sola.

Descubrí que viajar es una cura para todo (en mi caso). Que me tranquiliza. Que me emociona. Que me ayuda a alejarme de las cosas que me hacen daño.

Y eso no hubiera sido posible si no hubiera hecho primero mi voluntariado aquí el año pasado. Y después quise volver. Y la gente en Polonia preguntándome: ¿Por qué quieres a volver al mismo sitio? ¿Y no mejor ir a otra ciudad, para conocer más? No. Porque aquí está la gente que necesito y a que le debo todo lo que aprendí y donde estoy ahora. Y me preguntaban: ¿Y si llueve tanto? ¿No prefieres ir al sur donde siempre hace sol? No. Porque Asturias es precioso. Porque es verde y es vivo. Y sí que lo puedo comparar con otros sitios de España. Viví en Andalucía 10 meses, fui a Madrid, Barcelona, estuve en Castilla y León, la Comunidad Valenciana, Aragón, Navarra, Canarias, Galicia.
Pero yo quiero
Asturias.

Ahora me voy a casa porque se acaba mi proyecto. Y porque lo necesito. A ver mi familia y a mis amigos de siempre.

Pero ¿sabéis qué? Ya lo sé que el segundo mes ya empezaré a mirar vuelos a España. Porque es imposible NO VOLVER a Asturias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s