experiencias

gabriel

602018_10200214181569620_348550904_n

Ciao ragazzi!

Las presentaciones suelen ser lo primero de todo, así que… ¡allá vamos!. Me llamo Gabriel, tengo 34 años y podría añadir más cosas… pero ¡vamos al grano!

Tras participar en un Intercambio Juvenil dentro de un proyecto de Juventud en Acción gracias a la Asociación Cultural En Construcción, meses después acabé en Italia, viviendo un sueño que jamás creí pudiera ser posible.

Todo comenzó durante el verano del 2012, cuando decidí romper con mi rutina y participar en el proyecto que antes os mencioné (podéis encontrar más información en este mismo blog bajo la entrada “Ricicla!”).  Durante la APV (visita de preparación) me ofrecieron participar en un proyecto de movilidad e intercambio entre ambas asociaciones. Obviamente, desconocedor del tema pero valiente, mi respuesta fue: “sí”. Lo que no sabía era a lo que tendría que enfrentarme tiempo después.

El proyecto en sí mismo estaba basado en la formación de lo que en España llamaríamos “educación de calle”, centrado también en fortalecer el impacto a nivel local de “Vicolocorto”, la asociación de acogida. Así, todo comenzó el 3 de Diciembre de 2012 cuando con toda la ilusión del mundo inicié el viaje a la pequeña ciudad costera de Pesaro, dentro de la región Marche italiana. Tenía muy claro a qué iba a enfrentarme: un país extranjero, una lengua extranjera, nueva gente, compartir y trabajar en un ámbito asociativo completamente diverso.

Esos seis meses ya han quedado atrás. Meses muy duros pero muy satisfactorios donde he encontrado amigos y unos compañeros de trabajo que sólo puedo calificar de “increíbles”. Laura, la presidenta de la asociación, luchadora, trabajadora y soñadora  nata, dura personalidad, duro carácter pero sin la cual y sin cuyo apoyo incondicional esto habría sido posible. Daniele, el coordinador de Servicio Voluntario Europeo, todo un “Gandhi”, la paz personificada, el buen humor y la sonrisa permanente. Y Dafne, la responsable hasta la médula, perfeccionista, amante de los gatos, vegana convencida, eficiente en su trabajo.

Durante dichos seis meses aprendí demasiadas cosas. A ser paciente lo primero de todo, porque allí, en Italia, todo va extremadamente despacio. Aprendí que dentro del ámbito asociativo es imprescindible establecer un ambiente familiar, abierto y distendido. Aunque también reconozco que allí he vivido demasiadas horas de silencio. Durante esta etapa de formación desarrollé la labor de tutor con personas de diferentes países, trabajando con ellos mano a mano, y también me encargué del desarrollo de mi propio proyecto personal. El nivel de responsabilidad y de trabajo fue aumentando exponencialmente y, aunque experimenté muchísimo estrés y preocupación, os puedo decir que dicha experiencia me ha cambiado la vida. El trabajo como tutor no fue nada fácil. Podría confesaros que es una de las partes más duras y difíciles que me he encontrado en el terreno laboral y, al mismo tiempo, el más satisfactorio y sorpresivo. De España, siendo totalmente sincero,  solamente eché de menos a mi familia y a mis amig@s… Y, aunque pueda sonar duro, esta experiencia me sirvió para darme cuenta de que valgo mucho más de lo que pensaba en un principio.

Tan sólo añadir para toda aquella persona que este leyendo esto que sí, que las oportunidades existen, yo soy un claro ejemplo de ello. Así que… no lo dudéis ni un segundo (yo no lo hice) y agarraos muy fuerte a ellas.

Un fuertísimo abrazo

Gabriel Quiroga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s