experiencias

Γεια σας!

Με λένε Ντιέγκο (Me llamo Diego) y después de casi 4 meses por tierras chipriotas, por fin saco tiempo para resumir mi experiencia haciendo el Servicio Voluntario Europeo en Prosvasi, un centro de día para personas con discapacidad. Tras un año dando la tabarra con que quería hacer el SVE, por fin un cálido día de verano decidí finalizar la dichosa carta de motivación y mi CV para empezar a buscar organización de acogida.

Tres mañanas fueron las que me pase mandando correos como un loco a organizaciones de acogida, y cuando digo como un loco me refiero a más de cien y doscientos correos. Entre todas las respuestas afirmativas recibidas, incluidas llamadas de teléfono desde Polonia, me encontré con un correo que decía que estaban teniendo problemas para contactar con uno de los voluntarios que iban a acoger, y que se estaban planteando sustituirle… Trece días después, estaba sin saber ni cómo en Chipre haciendo la visita de  planificación y, menos de un mes más tarde, sin tiempo casi ni para despedirme, viajaba con uno de mis compañeros de voluntariado hacia el que sería nuestro hogar durante el próximo año, una preciosa casa en Limassol, la segunda ciudad más grande de Chipre.

Tras una semana adaptándonos a nuestra nueva vida, y pasando las tardes en la playa (si, aquí incluso en Noviembre se puede ir a la playa), mis cuatro compañeros (una pareja polaca, un gallego y una malagueña) y yo preparábamos la maleta para viajar a Nicosia, donde se llevaría a cabo la Formación a la Llegada, en la que la Agencia Nacional del Programa Juventud en Acción reunió a los dieciocho voluntarios/as que estamos realizando el SVE en Chipre.

En Prosvasi nos encargamos de ayudar a los/as trabajadores/as de la ONG durante las actividades diarias, y proponemos también nuestros propios talleres (jardinería, baile, teatro,…) con los que tratamos de mejorar las habilidades de los/as learners (así es como llamamos a nuestros chicos).

También realizamos semanalmente actividades en el exterior, todas las semanas vamos a jugar a los bolos, a la playa o al parque, al Aquapark, realizamos gimnasia y diversas lecciones en un instituto, y, cada cierto tiempo, realizamos convivencias de tres días con ellos/as en algún pueblo cercano para ayudarles a ganar independencia, pero, como se suele decir, un video vale más que 1000 palabras.

 

Esto es todo por ahora, un saludo desde Chipre.

Diego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s