experiencias

waste no more

En el verano de 2013, con el objetivo de profundizar en el conocimiento y  compartir con otros jóvenes  lo que sabemos acerca de la protección del medio ambiente, el consumo, la reutilización de los residuos, la ecología humana y las características que nos unen para crear un espacio de aprendizaje mutuo . Así que juntamos a jóvenes de diferentes países (Rumanía, España, Estonia, Letonia y Turquía) para trabajar juntos durante el intercambio juvenil que llamamos “Waste no more”. El intercambio internacional tuvo lugar en el condado de Alba, cerca de Rosia Montana, del 14 al 23 de agosto.

El proyecto incrementó la conciencia de 25 jóvenes de zonas rurales y urbanas, con edades entre 15 y 25 años, acerca de la importancia del consumo responsable y las etapas de producción en la naturaleza. De ahí que, al final del proyecto, los participantes han desarrollado sus habilidades de creatividad y emprendimiento, han aprendido sobre el medio ambiente y sobre cómo los seres humanos interactúan en él. Además, consiguieron finalizar las tareas iniciadas, elevaron su autoestima y sus conocimientos sobre su propia cultura, sobre otras culturas y sobre la ciudadanía europea.

El aprendizaje no formal fue la base de nuestras actividades, con el objetivo de desarrollar la tolerancia, la solidaridad y la inclusión social.

Los principales conceptos sobre los que trabajamos fueron los siguientes:

Ciudadanía europea. Para ello, se encuestó a la población local y se organizó una presentación pública acerca del tema.

Cooperación. Las actividades se llevaron a cabo en grupos mixtos integrando a miembros de varios países a través de talleres tales como “Cómo se hace”, donde cada equipo nacional enseñó al resto del grupo cómo obtener diferentes productos mediante la reutilización de materiales o con un juego de búsqueda en la ciudad, donde los participantes aprendieron sobre la comunidad local, participaron en actividades relacionadas con estereotipos, cocinaron en casa de gente local, cenaron con ellos e incluso asistieron a una boda.

Espíritu emprendedor. Los productos obtenidos mediante la reutilización de diferentes materiales se usaron durante las actividades del día o como materiales de uso común en los hogares de los países participantes. También se imaginaron situaciones en las que los problemas actuales fueran resueltos y los materiales creados se presentaron en la comunidad de Abrud.

Diversidad cultural. Se organizaron noches de intercambio de las culturas de cada país, en las que cada grupo nacional creó un ambiente que acercó a los demás a las condiciones específicas de cada país, a través de rituales, juegos y degustaciones de comida. También se rompieron las barreras culturales a través del trabajo en equipo y dando a conocer a los jóvenes de cada cultura. Los jóvenes participantes se comunicaron e interactuaron no sólo con la gente de la comunidad de Abrud, sino también de Rosia Montana, conocieron parte de su cultura y participaron en el festival FanFest.

Sostenibilidad. Durante los nueve días los jóvenes aprendieron acerca de estos conceptos y debatieron sobre la situación en cada país. El grupo participó en un juego de pruebas en el que vieron y escucharon directamente de los habitantes de la zona cómo se gestionan los residuos, creando sus propios escenarios para encontrar soluciones en sus hogares y en el contexto global. La persona que inició el movimiento Zero Waste en Rumanía nos visitó y nos contó más sobre el concepto, cómo funciona y qué pasos podemos dar, tanto en Rumanía como a nivel internacional.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s