¡Hola!

Me llamo Vinka Tudor. Vengo de una isla que se llama Hvar y que está en Croacia. Tras diez años trabajando en una oficina, decidí cambiar mi vida.

Quería experimentar nuevas aventuras y aprender cosas nuevas. No conocía nada sobre el Servicio Voluntario Europeo pero surgió la oportunidad y decidí aprovecharla. Vine a Avilés con la mente abierta para hacer el Servicio Voluntario Europeo en Libélula Huerta. Sabía que trabajar en la tierra era duro pero aún así quise venir. Ya había trabajado antes con mi familia en una huerta, así que sabía de qué iba la cosa.

Aquí he aprendido que la carne y el pescado no son necesarios para vivir, que sólo con los productos de la huerta se puede sobrevivir.

Como en todos los trabajos, hay cosas malas y cosas buenas. He aprendido que la naturaleza puede ser bella y cruel porque a la vez puede ayudar o destruir las creaciones humanas. Es muy satisfactorio cuando ves que trabajar tiene sus recompensas. Y es que cuando te gusta un trabajo, no encuentras nada malo.

¡Desde que era pequeña siempre he querido hacer un voluntariado y ahora por fin lo he conseguido!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s